UN ARTE SOBRE EL LIENZO DE LA PIEL

Texto y fotos: Yaciel Peña De la Peña

Tatuar la piel es una práctica que no envejece pese a los milenios que acumula. Pueblos de varios puntos geográficos han recurrido a ella como una manifestación cultural con fines ornamentales o religiosos.

Y aunque hubo una época en que mentes prejuiciosas encasillaron a los “tatuados” como lacras sociales, marinos ajenos a los códigos de ética o entes diabólicos, afortunadamente hoy incluso hay quien se detiene curioso ante un diseño novedoso y, por qué no, más que atrevido.

Lo cierto es que, más o menos perdurable, el tatuaje es también marca de identidad, una forma de exorcizar los demonios internos, demostrar valentía, autenticidad, simple moda, o que se es capaz de tomar decisiones irreversibles.

Actualmente mantiene fuertes inquisidores, mientras otros, como yo, aprestan el lente y la mirada para captar el color y parte del sentido de esta forma que bien se apresta a decorar el lienzo de una piel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s